Historia

St. Matthew’s College abrió sus puertas en 1981 con la misión de formar personas de bien brindando a sus alumnos una educación bilingüe integral que promueva el desarrollo académico, creativo, físico, social y moral.

El colegio nace como jardín de infantes en una casona del barrio de Belgrano perteneciente a la familia fundadora. En 1984 se abre el nivel primario a pedido de los padres para dar continuidad al exitoso proyecto. El colegio sigue creciendo y en 1990 se inicia el nivel secundario. En 1992 se adquiere una casa vecina para ampliar las instalaciones y también un importante predio en Pilar para su campo deportivo. En 1999 allí la sede norte abre sus puertas a la comunidad de Pilar y alrededores.

Desde su fundación, el colegio ha desarrollado una política de crecimiento y mejora permanente. El colegio crece y se afianza. La sede fundadora en Belgrano y la sede norte en Pilar, atienden a más de 1800 alumnos, quienes disfrutan a diario de una sólida enseñanza que apunta a la excelencia académica con una variada y completa formación deportiva y artística, junto a una importante contención afectiva, fundamentales para el crecimiento armonioso e integral.

A lo largo de la vida escolar estimulamos a nuestros alumnos para que descubran sus fortalezas y potencialidades, conocimiento que les permitirá superarse día a día a nivel escolar y personal. El autoconocimiento, una adecuada autoestima y el desarrollo armónico de todas las capacidades, plasma nuestro Ideario en un proyecto educativo que une la calidad y la calidez educativa.

St. Matthew’s College guía a sus alumnos en una travesía educativa por el camino del descubrimiento y el desarrollo personal. Para alcanzar este objetivo, el equipo directivo busca generar instancias de aprendizaje significativo en nuestros alumnos, priorizando la formación de habilidades y actitudes. En un mundo en donde el acceso a la información es inmediato y donde los cambios son cada vez más repentinos, lo mejor que podemos legar a nuestros alumnos es una sólida base de habilidades y buenas actitudes; lo que les permitirá abordar nuevos conocimientos y adaptarse a los cambios del mundo futuro. Creemos que más allá de los saberes académicos, artísticos y deportivos, debemos preparar a los chicos para aprender a aprender y aprender a vivir juntos. Es por ello que permanentemente vinculamos nuestro currículum con proyectos y actividades que incentivan el crecimiento actitudinal de los alumnos. Proponemos un ambiente de calidez humana y un clima institucional ameno, que propician una atmósfera adecuada para abordar los nuevos aprendizajes con estímulo y alegría.

En St. Matthew’s College cada alumno es un capítulo único e irrepetible de la historia del colegio y cada etapa de su desarrollo es acompañada por un equipo que entiende que la formación de buenas personas es igual de importante que el alcanzar un excelente nivel académico.