Latin American Heads Conference 2017 (LAHC)

Abril de 2017

Como todos los años, en el mes de abril participamos de la LAHC (Latin American Heads Conference) que en esta oportunidad se llevó a cabo en la ciudad de San Pablo, Brasil.

Este año el tema de la conferencia fue “Creativity” y contó con la presencia de tres oradores internacionales: Carl Honoré, Ben Walden y Ollie Tumner.
Por tercer año consecutivo, se realizaron en paralelo una conferencia para Heads of Schools y otra para los Students. De la misma, participaron nuestros Head Boys & Girls de ambas sedes (Sebastián F., Tomás F., Sofía P. y Chiara C.), quienes se alojaron en casas de familia de los colegios anfitriones (St. Paul´s y St. Nicholas Schools) y pudieron compartir y vivenciar una experiencia única con alumnos de diversos países de toda Latinoamerica, pertenecientes a los colegios que forman parte de la asociación.

A continuación, compartimos sus testimonios:

Llegué a San Pablo con muy poca información, poco conocimiento de qué iba a hacer, así que mis expectativas eran iguales: pocas. ¡Me encontré con actividades, momentos y personas increíbles! Primero las actividades: me llevaron al debate, me desafiaron, me enseñaron y me llevaron a querer mejorar en cada aspecto de mi vida. En segundo lugar, los momentos: me reí hasta llorar, hice amigos y conocí una ciudad nueva. Y, por último pero no menos importante, las personas. Somos seres sociales, y por eso creo que la gente que conocí en la LAHC fue la base de haber tenido una tan increíble experiencia. Me encontré con personas de otros países, con situaciones distintas a la mía, aprendí de ellos, y con personas de mi mismo país, también aprendí de ellos, pero aún más: me hice amigos con los que hoy sigo hablando. Desde mi experiencia personal, le aconsejaría a los futuros Head Boys & Girls de St. Matthew’s que aprovechen esta oportunidad.

Sofía P. – Head Girl

La LAHC, Latin American Heads Conference, fue una experiencia única digna de recordar. Este año se realizó en Sao Paulo, Brasil a donde asistimos un total de 70 alumnos de diferentes colegios de Latinoamérica que fuimos hospedados en casa de familia. La duración de la conferencia fue de una semana en donde hubo charlas, trabajos en equipo y excursiones por la ciudad.
En primer lugar, cabe resaltar que si bien habíamos intercambiado numerosos emails con los organizadores de dicha conferencia, los alumnos que asistimos no teníamos gran información sobre la temática de la misma; por lo tanto, prácticamente íbamos sin ninguna expectativa formada. Desde el punto de vista académico, durante la conferencia se abordaron temas realmente interesantes como el liderazgo, la creatividad, la innovación y la inspiración, entre otros, mediante charlas de expertos, debates o diversos trabajos en grupo. Además, al haber alumnos de todo Latinoamérica, el inglés era el idioma predominante de la conferencia, cada una de las charlas y trabajos que se realizaron fueron en dicho idioma. Este hecho, al principio cansador, fue un extraordinario ejercicio para practicar y fortalecer nuestra segunda lengua, teniendo en cuenta además que en la casa de familia donde nos hospedamos también era necesario utilizar el inglés para comunicarnos.
Por otro lado, personalmente pienso que la conferencia fue sumamente fructífera desde el punto de vista social. Al estar siete días conviviendo con las mismas personas uno se ve obligado instintivamente a relacionarse y conocer gente nueva; gran ejercicio para trabajar las habilidades sociales. De hecho, formamos un grupo de amigos que hoy en día, meses después de la conferencia, seguimos en contacto. Además al haber gente de otros países tuvimos la oportunidad de conocer culturas y realidades diferentes a la propia, un hecho realmente valioso para ¨abrir la cabeza¨ y tener una mentalidad más abierta.
Sin lugar a duda, considero que la LAHC es una conferencia sumamente fructífera no solo desde una perspectiva académica, sino también a nivel personal; por lo tanto, recomiendo esta actividad para los años siguientes debido a que realmente vale la pena y es una experiencia digna de ser vivida.

Sebastián F. – Head Boy